Hablemos de salud bucodental


A todos nos gustaría tener una sonrisa diez y que no nos diera vergüenza sonreír. La salud bucodental es fundamental para gozar de una buena salud, ya no es solo cuestión de estética sino de calidad de vida. Cuando algo va mal en tu boca (caries, infecciones, caída de dientes...) afecta a tu día a día y a la capacidad de comer bien, morder, sonreír e incluso hablar. En el post de hoy hablamos sobre todo aquello que nos preocupa en cuanto a la salud de nuestros dientes.

En primer lugar, es importante preocuparnos por el cuidado de nuestros dientes y esto empieza por escoger el cepillo que más nos convenga. En el mercado existen numerosos tipos de cepillos de dientes, por lo que no es tarea fácil dar con el indicado. Los expertos coinciden en que los mejores cepillos son aquellos de dureza media, ya que eliminan los restos de alimentos y la placa de una manera efectiva. En cuanto al tipo de mango y a la forma de la cabeza, ten en cuenta la recomendación de tu dentista y trata de apostar por un cepillo con el que te sientas cómodo. Los cepillos eléctricos también son una buena opción para aquellas personas que le resulta complicado hacer un buen cepillado.


Aunque muchas veces se nos pase por alto, es importante cuidar la dieta para tener una boca sana. Cepillarte los dientes después de cada comida, evitar el azúcar y los dulces que tanto dañan nuestros dientes o no picar entre horas, son consejos que siempre nos dan y que son muy importantes si quieres mantener una salud bucodental buena. 

Si te acompleja tu boca, nunca es tarde para ponerle una solución a esto con el fin de lucir una sonrisa sana y bonita. A día de hoy no solo los niños recurren a la ortodoncia para mejorar la salud y el estado de sus dientes. Para los adultos existen numerosas técnicas que les permitirá mejorar su aspecto y que les ayudará a sentirse cómodos. En cambio si te falta alguna de las piezas debido a que se te ha caído o por alguna enfermedad, es importante que cuentes con implantes inmediatos para evitar que se muevan los dientes que están bien y empeorar la situación. 

Sea cual sea tu problema dental es importante que consultes todas tus dudas con tu dentista de confianza. ¡Y no te olvides de las revisiones! Una revisión cada seis meses te evitará llevarte sorpresas desagradables en cuanto al estado de tu boca. Además si tienes algún problema de caries o algún tipo de enfermedad se detectará a tiempo para ponerle una rápida solución. Ya no tienes excusa para no ir al dentista. 

2 comentarios

  1. Bueno, no picar algo entre horas o no comer dulces me parece excesivo... Tampoco podemos privarnos de esos "pequeños placeres" si te lavas lo dientes después de cada comida. Yo soy una golosa de mucho cuidado y nunca he tenido ni una caries.
    Por lo demás, estoy de acuerdo en general. Siempre utilizo un cepillo de dureza media, más que nada porque con más o menos dureza que esa me destrozan las encías.

    .Estelle.

    ResponderEliminar
  2. Buenas, fui a hacerme una higiene bucodental al centro http://www.escolapejoan.com/ (universitarios) y me explicaron que después de cada comida había que esperar unos 20 minutos antes de poder lavarme los dientes, pues sino las encimas de los azúcares que llevan los alimentos se abren y es peor para las caries y la salud bucal.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu tiempo! ♥ ♥ ♥ ♥

Back to Top